viernes, 7 de julio de 2017

SOMOS

Imaginaba cómo sería:
amante, compañera, habilidosa, alegre,
confiada, espontánea.
De algo estaba seguro:
La amaría por toda la vida.
Incendios, sequías, penurias, deterioros,
periplos azarosos, sortilegios adversos...
y seguiría amándola.

Ella llegó
cuando las espigas estaban maduras
y lentamente mi corazón la fue reconociendo
en palabras y silencios,
alejadas de apariencias y extremos,
sus pasos eran de albas y verdes los días.
Así levantamos juntos nuestra bandera.
No evitamos las batallas que da la vida
y aprendimos a fabricar espadas
y las blandimos
defendiéndonos de la algarabía vulgar, 
de certidumbres ajenas,
de las luces de los nuevos mercados.
Y fuimos construyendo nuestra patria familiar
uniendo piedras, ladrillos, argamasa,
e hicimos fuego, y fue de calor la casa
y soberanos los proyectos
con tres destinos encomendados
que hicieron leyenda muchas tardes.













Pero sobrevino el invierno
de lluvias nunca anunciadas,
sin el sol se recubrieron de musgos las ternuras,
la áspera rutina impedía los festejos,
las complacencias se fueron confundiendo 
con los deberes
y dejamos de entonar las mismas canciones.

Solicitado el tiempo sabio
nos devolvió las miradas,
y una ración de inocencia el perdón, 
el amor intacto,
las sonrisas y los juegos. 
Alejados del propio invierno
aparecieron frotes nuevos
y salimos a las plazas, al teatro,
gritamos nuestros nombres,
comentamos libros,
volvieron los amigos y la esperanza.

En nuestra casa, pintada de blanco y de sol atesoramos 
el vino y los renuevos que se asoman
y aguardamos las mañanas y las noches
con los deberes de cada hora,
con los placeres de cada día
en una hiedra de abrazos.

Vicente Corrotea


10 comentarios:

  1. Precioso, Vicente, la vida nos trae de todo y uno aprende si o si.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que vivir es complejo saliendo de la matriz. Allí mismo comienzan los problemas y las soluciones.
      Hasta la vista, amiga.

      Eliminar
  2. Gracias por tu comentario. Hermosa y sencilla descripción de un proyecto común dilatado en el tiempo y atravesado por todo tipo de incidencias pero firme y seguro. Dichoso tú. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias también por llegar a mi casa. Sí, es nuestra vida en un corto y sencillo poema. Y aún, puedo decirte, con sus cuatro estaciones.
      Abrazos.

      Eliminar
  3. Toda una historia de vida
    habilmente reseñada
    con la sabiduría que dan el paso d elos años
    donde lo fundamental es que siempre
    ha sido todo superado en haras del buen amor...
    lo que convoca y lo que debe permanecer siempre en nuestras vidas

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy hermosas tus palabras, Magdeli. De verdad no he querido sumar nuestros años, pero ambos nos sentimos con la salud que amigos no tienen, y además seguimos trabajando. Lo que agradecemos.
      Abrazos.

      Eliminar
  4. Cuando el amor es verdadero, no importan los años ni las circunstancias, así tomados de la mano se enfrenta la vida y los nuevos sueños. Hermoso lo que escribiste. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué grato volver a ver tus letras, amiga Martha, de México, un país que tiene acá muchos admiradores de su música! Ojalá te encuentres bien de salud y con amor del bueno.
    Espero verte pronto. Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Vicente por regaalarnos esta hermosa historia de amor y de vida. Y como siempre es un placer el leerte. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Bertha: Te pido disculpas por mi atraso en atender tu comentario. Ha sido un buen momento tu par de líneas que me han
      hecho muy bien. No nos olvidemos. Abrazos.

      Eliminar

Agradezco sinceramente tu comentario.