domingo, 16 de junio de 2019

LA FELICIDAD


Creo que la felicidad no es lo que se anuncia en propagandas 
y, a veces, apenas es clandestina, 
actúa sin protocolos acordados 
por lo que ningún dios, 
ninguna institución religiosa ni gubernamental, 
ni farmacéutica, ninguna filosofía oriental ni occidental,
ningún establecimiento bancario ni siendo dueño de alguno,
me garantizan la felicidad que declaran administrar.


Tal vez pudiera sentirla en mi alma 
apretando mi cuerpo con su cuerpo alguna noche
después de ser peregrino de mis anhelos 
habiendo vivido a fondo la jornada
compartiendo mi aceite y la porción de luz atesorada
no importando si merezco este sayal 
o espero una tela de príncipe,
ni siquiera cuando la vida me la ha regalado
en instantes o en tiempos más extendidos
no creo en la felicidad garantizada
acá ni en otra vida posible.



Vicente Corrotea A.


4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Es difícil en verdad calificar la felicidad plena, Vicente. Efectivamente nada la garantiza, pero tiene su hitos en lo esbozado por ti.

    ResponderEliminar
  3. La felicidad es como un ave furtivo...
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Concuerdo contigo, Vicente, la felicidad va y viene... es un instante de cada día.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Agradezco sinceramente tu comentario.