viernes, 12 de mayo de 2017

ME GUSTA MI CASA

Me gusta volver a mi casa
con el ladrido de mi perro
anunciando mi llegada.
Nace la plática de las circunstancias:
que el hijo armó los muebles nuevos,
que mi mujer se encontró con Clementina,
que la gardenia ha reverdecido,
los consumos del hogar están pagados
y que no he terminado de leer ese libro
que me embriaga de emociones.

Me gusta estar en mi casa
cuando el ave nívea vuela sobre la mesa
y se extiende orgullosa de sentirse necesaria
del conocido rito de ubicar cada cosa
sin que falte nada en la hora del sustento.












Ya no esperamos demasiado.
La vida nos ha ofrecido
más de lo indispensable,
resguardando el don del agradecimiento
en el aposento secreto del corazón.

Vicente Corrotea

6 comentarios:

  1. Un intenso amor por tu hogar, el perro y los libros que contigo moran, se desprende tus versos, y me gusta ese arraigo hogareño y la forma poética de hacérnoslo llegar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, Fanny. El hogar es el mejor lugar para estar.

      Eliminar
  2. Hermosa publicación.
    Eres un ser agradecido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El agradecimiento es parte del amor, de los años que han pasado casi sin darnos cuanta.
      Gracias.

      Eliminar
  3. Cierto, la vida nos ha ofrecido más de lo indispensable.Somos privilegiados en un planeta que tanta necesidad alberga...preciosas tus palabras que comparto,la cotidianeidad del hogar,el agradecimiento por todo lo recibido. Un abrazo Vicente y que sigas tan bien.

    ResponderEliminar
  4. Agradecido de la vida
    de sus dones
    saboreando esa plenitud a diario
    una casa donde se cultiva el buen querer y seguir soñando
    los caminos maduros del ser humano.

    ResponderEliminar

Agradezco sinceramente tu comentario.