lunes, 4 de febrero de 2019

¿AMIGOS?

Los vi en la avenida cercana a mi casa. Los he visto mil veces repartidos en muchos sitios cargando su hambre trasnochada y su corazón apretado de sumisión o de rabia reprimida. Por sus ojos descubro el maldito designio de seguir creyendo en las manos de hombres y mujeres que a ellos o a sus padres los dejaron abandonados en la calle, sobreviviendo a bocinazos, frenadas e insultos. Nadie sabe cuántos son atropellados esperando que otro automóvil le otorgue el golpe de gracia.

Eran orgullosos de su familia, en esa patria vasta en llanos y praderas. ¿Cómo hicieron pacto de obediencia con el humano utilitarista? ¿Cómo se fueron convirtiendo de lobos libres en sumisos perros sin territorio? Nunca intuyeron en una traición cuando, poco a poco, fueron abandonando sus frescas llanuras por estas plataformas ahora de cemento.



Para muchas almas sencillas y mayores que esperan aún un cambio en sus vidas, puede ser ésta la ocasión, pues los perros vagabundos esperan cuidar y amar a una familia que los acoja. Mientras tanto, anhelan la suerte de un trozo alimenticio entre sus dientes de escasa labor o, por lo menos, disfrutar de una caricia de esas que se resisten a olvidar.

Vicente Corrotea
Foto tomada de Google

13 comentarios:

  1. Hola buenas noches Vicente que me has tocado el corazón con esta entrada, desde niña ha habido perros en mi vida y ahora sigo teniendo dos perritas, ellas son tan buenas que no podrían sobrevivir en esta vida de asfalto, un perro es agradecido siempre hay muchas personas que abandonan a perros que lo han tenido el tiempo de su capricho luego lo echan o tiran a la calle, eso es una crueldad feliz noche besitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno es tenerte en mi casa! También tenemos dos perritas poodle y nos damos mutuo cariño y diversión.
      Hasta pronto.

      Eliminar
  2. Vicente, veo que amas a los perros como yo; sabemos de su sufrimiento,de su anhelo por estar en familia y de su fidelidad.
    Me gusta que se escriba sobre estos nobles amigos con la sensibilidad que tú muestras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En setiembre murió de viejito nuestro guardián y nos hemos concentrados en las perritas. No sé que haríamos sin ellas.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  3. En un reciente viaje a Uruguay, estimado Vicente, tuve la suerte de ver como NO HAY perros vagos y que la mayoría de sus habitantes los tienen de mascotas, notablemente cuidados y "regaloneados".A título comparativo me sentí avergonzado como chileno, al ser el de los perros callejeros nuestros un problema de siempre y sin solución.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También me da vergüenza como tú que haya ciudades más que en otras una cantidad de perritos vagos. Y se multiplican. Creo que con el sistema que ha comenzado en Chile comienza a solucionarse la situación que creo será dolorosa.
      Abrazos, Esteban.

      Eliminar
  4. La cultura occidental que colocó al hombre como el centro y cima de la evolución perdura y ha hecho mucho daño. Tendremos que desaprender pero lo deberíamos hacer a marchas forzadas, con nuestras semejantes, con los animales, con el clima....
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos el rey de la creación, se dice, pero un rey perverso. Desde la aparición del hombre comenzó el daño en el planeta. Ahora somos consumidores a costa de empobrecer más nuestra gran casa.
      Abrazos.

      Eliminar
  5. Se me olvidó comentarte que la foto es genial.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tú lo dices es verdad. También la encontré hermosa.
      Gracias.

      Eliminar
  6. Tu entrada de hoy define a la perfección dos formas de vivir y sentir la vida:la nobleza y el amor incondicional del animal hacia su familia humana y el egoísmo y la frialdad emotiva de algunos humanos hacia el animal que un día se trajo a su casa más como un juguete que como lo que en realidad es, un ser vivo capaz de sentir alegría y dolor.A más de uno le vendría bien aprender de esa nobleza del perro,la vida en este planeta sería mucho mejor de lo que es.

    Abrazos Vicente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sentido comentario que haces, apreciado Joaquín. A veces pienso que no es mucho lo que hemos aprendido los seres humanos, aparte de tecnologías pues ni siquiera cuidamos el planeta como tú lo dices.
      Hasta pronto, amigo.

      Eliminar
  7. La vida a veces no es lo que uno planea para los demas. Pero bueno por lo menos es para el que la escribe
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar

Agradezco sinceramente tu comentario.